Atentados en la Casa Blanca

Atentados en la Casa Blanca

En los inicios

El 24 de agosto de 1814, en el momento más álgido de la guerra de 1812 entre Estados Unidos e Inglaterra, tropas británicas ingresaron a la Casa Blanca. El presidente James Madison y su esposa Dolley estaban a salvo en Maryland.

16 de agosto de 1841, una multitud furiosa con la decisión del presidente John Tyler de vetar una iniciativa del Congreso de restablecer el Banco de Estados Unidos, lanzaron piedras contra la mansión y realizaron disparos al aire y lincharon una efigie del mandatario a la que prendieron fuego. Como resultado, el Distrito de Columbia (DC) decidió crear su propia policía.

Medio siglo violento

1º de noviembre de 1950, los agentes del Servicio Secreto y de la policía de la Casa Blanca se enfrentaron con disparos con armas de fuego frente a la Casa Blair, enfrente a la Casa Blanca, donde en ese momento residía el presidente Harry Truman y la primera dama Bess, por renovaciones en la mansión presidencial. Los nacionalistas puertorriqueños Oscar Collazo y Griseleo Torresola fueron los atacantes. El agente del Servicio Secreto, Leslie Coffelt murió en el ataque tras abatir a Torresola. Collazo fue herido y condenado a muerte, pero el presidente Truman conmutó su pena por prisión perpetua y en 1979 fue liberado después de que el presidente Jimmy Carter conmutara la sentencia por tiempo cumplido.

El 17 de febrero de 1974, el joven soldado del ejército Robert Preston, quien había sido eliminado de un curso de entrenamiento de vuelo, robó un helicóptero desde un aeropuerto y voló hasta la Casa Blanca donde pretendía aterrizar en el jardín sur para demostrar sus habilidades como piloto. Los agentes del Servicio Secreto dispararon contra la aeronave obligando a Preston a aterrizar, tras lo cual fue detenido levemente herido.

22 de febrero de 1974, Samuel Byck, un vendedor desempleado secuestró un avión DC-9 de Delta en el aeropuerto Baltimore-Washington que pretendía estrellar contra la Casa Blanca, tras asesinar a un policía y luego a uno de los pilotos que le dijeron que no podían despegar. Finalmente hizo salir a los pasajeros y después de ser herido por la policía se suicidó. El caso inspiró la película de 2004 titulada “El asesinato de Richard Nixon” protagonizada por Sean Penn. Los agentes del Servicio Secreto reconocieron luego que sabían sobre las amenazas de Byck contra Nixon, pero no consideraron que pudiera llevar a cabo sus amenazas.

25 de diciembre de 1974, el día de Navidad, durante la presidencia de Richard Nixon, un automóvil Chevy Impala conducido por Marshall Fields de 25 años, quien decía ser el Mesías, atravesó los portones de la residencia y llegó hasta el portal norte, donde amenazó inmolarse con explosivos atados a su cuerpo. Tras horas de negociación se entregó y los explosivos resultaron ser falsos.

El 22 de marzo de 1984, un joven desempleado de 22 años llamado Anthony Holbert, luciendo lentes de sol y abrigado con una cazadora a cuadros, estacionó cerca del portal noroeste de la Casa Blanca en la Avenida Pennsylvania y tras desenvainar una espada de samurái pidió para hablar con el entonces presidente, Ronald Reagan, que estaba en el interior de la residencia como anfitrión en una recepción por el presidente de Francia. Los agentes consiguieron convencerlo de deponer su actitud y rendirse.

16 de marzo de 1984, un electricista con problemas de drogas, llamado David Mohonski al cual el FBI ya tenía bajo vigilancia por amenazas contra el presidente Ronald Reagan y que solía rondar la Casa Blanca, fue identificado por agentes durante la noche frente al ala sur e identificado, tras lo cual los agentes se acercaron y al ser amenazados con un arma fue herido en un brazo, arrestado y colocado bajo tratamiento psiquiátrico.

12 de septiembre de 1994, abrumado por la disolución de su matrimonio y severamente alcoholizado, un veterano del ejército y ex conductor de camiones, llamado Frank Eugene Corder, estrelló una avioneta Cessna robada contra el muro sur de la Casa Blanca. Corder murió en el impacto. La Casa Blanca estaba bajo renovaciones en ese momento y el presidente Bill Clinton y su familia no estaban en la residencia. Tras el fallo de seguridad las medidas de controles aéreos fueron revisadas.

29 de octubre de 1994, seis semanas más tarde, Francisco Martín Durán disparó contra la Casa Blanca en un supuesto intento de asesinato contra el presidente Bill Clinton que estaba mirando un partido de football americano en la residencia. Los agentes del Servicio Secreto lograron reducir al atacante de 26 años que aún se encuentra en prisión. Una bala ingresó por una ventana del Ala Oeste sin lesionar a nadie.

23 de mayo de 1995, nuevamente la Casa Blanca durante el gobierno de Clinton estuvo bajo ataque cuando un repartidor de pizza y ex estudiantes de psicología llamado Leland William Modjeski consiguió saltar la verja y correr por los jardines con un armas en la mano –que después se supo que estaba descargada-. Un agente del Servicio Seccreto consiguió herirlo. Otro agente fue herido en el tiroteo. Modjeski fue internado en una institución para enfermos mentales.

También en este siglo

7 de febrero de 2001, apenas dos semanas después de que George W. Bush asumiera la presidencia, un ex agente del servicio de impuestos (IRS, por su sigla en inglés) llamado Robert W. Pickett, con antecedentes de desequilibrios mentales e intentos de suicidio, sacó un arma ante los turistas y la policía frente a la Casa Blanca y comenzó a disparar al aire. Un agente del Servicio Secreto lo hirió en una pierna y tras ser detenido Pickett fue internado en tratamiento psiquiátrico.

11 de noviembre de 2011, se reportaron disparos contra la mansión presidencial. El presidente Barack Obama y la primera dama estaban de viaje en Oceanía. Ramiro Ortega Hernández, es el sospechoso de aparentemente haber disparado contra la Casa Blanca y fue acusado el jueves 17 de noviembre de intento de asesinato del presidente Barack Obama o de integrantes de su personal.

Historia de la Casa Blanca de Estados Unidos

Historia de la Casa Blanca de Estados Unidos

Cuando los estadounidenses decidieron levantar una ciudad desde la que dirigir su nueva nación, Washington D.C. no era más que una tierra baldía regada por el río Potomac. Hoy, desde la Casa Blanca, su principal emblema, se dirimen las decisiones más importantes que afectan no solo a Estados Unidos, sino al mundo entero. Conoce la historia de la Casa Blanca, uno de los edificios más importantes de Estados Unidos.El 3 de octubre de 1792 se ponía la primera piedra de la que entonces era conocida como Executive Mansion. La idea de construir una casa presidencial fue de George Washington, que designó al arquitecto James Hoban para que diseñara la vivienda, inspirada en el Parlamento de Irlanda y en el Castillo de Rastignac, situado en la localidad francesa de Dordogne.

 

De estilo neoclásico, la mansión terminó de construirse en el año 1800, con un coste total superior a los 200.000 dólares de la época. Para realizar la peculiar fachada se utilizó piedra tallada de Escocia, dejando la casa de color gris. En 1814 el ejército británico destruyó parte de la vivienda. Tras su reconstrucción, se pintó completamente de blanco, conservando el color hasta nuestros días.

Una curiosidad de la historia de la Casa Blanca es que el primero en darle el nombre de Casa Blanca fue el presidente Theodore Roosevelt en 1901. Durante su mandato se llevó a cabo una de las remodelaciones más importantes del interior, ya que se construyó, en 1902, el Despacho Oval, el lugar habitual desde donde trabaja el mandatario estadounidense de turno. Otra novedad importante fue la construida durante el mandato de John F. Kennedy, que en 1961, durante el conflicto de Bahía de Cochinos, decidió crear The Situation Room, la sala de crisis desde la que se toman las decisiones más relevantes.

La Casa Blanca se asienta sobre un terreno de 7,2 hectáreas. Cuenta en la actualidad con 6 plantas, 3 ascensores, 132 dormitorios, 35 cuartos de baño y 28 chimeneas. Cada día recibe a más de 5.000 visitantes que recorren el exterior y algunas estancias del interior. La visita es guiada y gratuita, aunque debe solicitarse con, al menos, un mes de antelación.

La historia de la Casa Blanca ha permitido que sea una de las construcciones más importantes de Estados Unidos. Aunque es difícil cuantificar el valor intangible de la casa, debido a su historia y a los secretos que en ella se guardan, la firma Zillow ha tasado la vivienda en 319 millones de dólares. Además, el valor estimado para su arrendamiento mensual ronda los 1,8 millones de dólares.