Regístrate para votar en EEUU

Regístrate para votar en EEUU

Que votar es un derecho y un deber de la ciudadanía es un valor inculcado en la sociedad estadounidense. Aunque la participación en las elecciones presidenciales no ha pasado del 60% desde 1972, el sentimiento de responsabilidad cívica del individuo, el saber que su voto es importante y puede impactar el resultado de unas elecciones forma parte del tejido de este país. Y en la campaña actual, el énfasis en que los ciudadanos salgan a votar es incesante. Este martes se celebra el National Voter Registration Day (Día Nacional del Registro de Votantes), una iniciativa que ha organizado más de 600 eventos en todo el país para animar a la población a que se registre para las elecciones presidenciales del 8 de noviembre entre Hillary Clinton y Donald Trump.

“Yo voto porque es un acto simple y poderoso. Cada individuo, independientemente de su riqueza o estatus, tiene la misma oportunidad para votar y provocar un cambio”, escribe Cheryl Graeve en la página web de la iniciativa, que se ha aliado con 3.600 organizaciones y contará con más de 10.000 voluntarios para asistir con las actividades del día. La idea es reservar un día en cada proceso electoral para que organizaciones, empresas e individuos centren sus energías en conseguir que la ciudadanía se registre para ejercer “el derecho más básico que se puede tener como ciudadano: el derecho a votar”. La iniciativa, que comenzó en las elecciones de 2012, cuenta con el apoyo de la Casa Blanca desde 2015 y también de organizaciones afiliadas a ambos partidos.

Entre las organizaciones más conocidas se encuentra Twitter, que además ha añadido el hashtag #iRegistered; Starbucks, la empresa multinacional de café y cuyo director ejecutivo participa en un evento en Nueva York; Vote.org, que llamará y enviará mensajes a miles de personas recordándoles que se registren; y HeadCount, una organización que trabaja con músicos, artistas y otros famosos para promover la democracia.

En EE UU, registrarse para votar no es tarea fácil. Según un estudio del centro de análisis Pew, el sistema de registro es “poco preciso, caro e ineficiente”. Es un sistema anticuado, que requiere de numerosos pasos y del manejo de documentos físicos en vez de un sistema automatizado online. A diferencia de otros países, cada ciudadano debe registrarse en su Estado como votante de uno de los dos partidos o como independiente para después poder ejercer el derecho a voto. Un cambio de residencia, de apellidos por matrimonio o divorcio, o una mudanza a otro estado bastan para que una persona deba volverse a registrar con su nueva información.

En consecuencia, uno de cada cuatro votantes potenciales no está registrado, según un análisis del Brennan Center for Justice, un laboratorio de ideas de Nueva York. Por errores burocráticos o razones como una mala caligrafía, uno de cada ocho registros resultan ser inválidos. Y a la vez, un 24% de la población elegible para votar —unos 51 millones de personas— continúa sin estar registrados.

Para un amplio sector de la ciudadanía estadounidense, estas elecciones son especialmente importantes. Desde actores de Hollywood hasta el propio presidente Barack Obama, son muchas las personalidades que han recordado a los estadounidenses su deber como ciudadanos. La mayor parte de éstos son simpatizantes del Partido Demócrata, ya que, como revela un análisis de Pew, la mayor parte de los ciudadanos que no votan, muchos de ellos pertenecientes a minorías demográficas, son personas que votarían a este partido. Los demócratas consideran que una posible victoria de Trump dañaría el rumbo del país y creen, por lo general, que la retórica xenófoba y machista, y la falta de temperamento descalifican al candidato republicano para la presidencia de EE UU.

La misma Clinton pidió este lunes, en el primer debate presidencial, que los ciudadanos voten, no por ella, sino que voten. Obama, haciendo campaña con la demócrata, ha dicho numerosas veces: “No abucheen (refiriéndose a Trump), voten”.